23 febrero 2007

Su alteza el soldado

El príncipe Harry, hijo menor del príncipe Carlos de Inglaterra y de la fallecida Diana, será enviado al frente de guerra en Irak como se había previsto el año pasado, cuando él pidió especialmente poder servir como soldado.
El joven de 22 años partirá a la región de Basora con el grado de subteniente y estará a cargo de una unidad de los Blues and Royals, conformada por una docena de hombres y 4 tanques livianos.
El anuncio de la incursión del infante en el conflicto bélico se dio inmediatamente después de que el primer ministro inglés Tony Blair informara que Gran Bretaña retirará en los próximos meses 1600 soldados de la zona donde irá Harry, acción que reducirá las fuerzas “de 7100 a unos 5500”.
El alboroto generado en la opinión pública por semejante acontecimiento no es ni siquiera comparable con el dolor de cabeza que les atacó a los responsables británicos en Basora al escuchar la novedad, por el hecho de ser un posible aliciente para el enemigo ya que se trata de un integrante de la familia real británica, blanco perfecto.

Podrido de todo

Entre las razones que se dieron con respecto a la decisión tomada por el príncipe, se ha dado a suponer que está hastiado de la vida monótona como integrante de la realeza y el combate sería, irónicamente, una buena forma para escapar del aburrimiento y la depresión.
Algunos, sin embargo, creen que Harry, quien había sido enviado en 2002 a una clínica de rehabilitación de drogas, se decidió a participar en la guerra tras haber visto Apocalypsis Now, pero no por las secuencias de acción, sino por la escena donde los soldados a bordo de una lancha fuman un gran cigarrillo de marihuana. "Yo quiero estar ahí", gritó extasiado.


He Dicho
A.M.

1 comentario:

Javo dijo...

no es muy humano mi comentario, pero el cielo espera al hombre bomba que le de un lindo abrazo a harry