12 marzo 2007

Todo un diplomático

El embajador israelí en El Salvador, Tsuriel Raphael, fue relevado de su cargo y debió regresar a su país luego de un hecho polémico. ¿Hizo duras declaraciones contra Irán?, ¿criticó al gobierno salvadoreño?, ¿insultó el honor de su pueblo?...no, no y no.
El diplomático, simplemente fue hallado por el encargado de la seguridad de su residencia en el jardín trasero de su casa, desnudo, alcoholizado, con las manos atadas, una pelota de goma en la boca –a lo Pulp Fiction- y con varios objetos sadomasoquistas.
El cuadro dantesco, si bien había ocurrido dos semanas atrás, fue informado por los medios y confirmado el Ministerio de Asuntos Exteriores israelí recién hoy.

El cónsul “partucero”

Aparentemente, el cuerpo de policías que lo encontró informó a las autoridades israelíes en forma confidencial, asumiendo que el emisario había sido víctima de un hecho de violencia, pero inesperadamente Raphael jamás hizo una denuncia.
Según informó la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, el magistrado fue separado de su cargo porque “se trata del comportamiento de un cónsul que no es el que cabría esperar". Rápale habría respondido: “vamos, ¿acaso los diplomáticos no pueden pasarla bien?”.


He Dicho
A.M.

1 comentario:

Javier dijo...

claro que pueden, pero que no sean boludos como este tipo, xq la diplomacia es lo más demagoga que hay, vos podés ser un violador, pero mientras no se entere nadie.

humortales.blogspot.com